• Asesoramiento Técnico y Profesional

    de Empresas Agropecuarias

  • Planificación y Seguimiento

    de Cultivos

  • Cálculo de Costo

    y Márgenes agropecuarios

  • Monitoreo y Control

    En labores de Siembra, Pulverzación y Cosecha

Clima en Armstrong

Acceda a la información mas acertada de clima en nuestra Región

W3Schools

Estado del Tiempo

W3Schools

Pronósticos

W3Schools

Imágenes Satelitales

W3Schools

Registro de Precipitaciones

Daños de Trips en cultivos de SOJA.

21/01/2011 | Prolongada sequía y elevadas temperaturas en la región pampeana son condiciones predisponentes para que se manifiesten altas poblaciones de "Trips".

Daño causado por trips en folíolos de soja.

 

  Estos pequeños fitófagos (0,5 a 0,8 mm de largo) están presentes en el cultivo desde hace muchos años, y más allá de ser plaga esporádica, su presencia puede causar mermas importantes en el rendimiento del cultivo de soja.

  Los Trips constituyen uno de los grupos de artrópodos más abundantes asociados al cultivo de soja. Tanto las ninfas como los adultos se alimentan de hojas y flores, pudiendo causar varios tipos de daños. Los adultos según las especies son color amarillo, pardo o negro con manchas plateadas, presentan alas estrechas y bordeadas por flecos; se dispersan por vuelos en masas y pueden recorrer grandes distancias favorecidos por los vientos. Las hembras insertan los huevos debajo de la epidermis de las hojas.

  Los trips son causantes de 3 tipos de daños:

. Daño directo, por raído y succión de los tejidos (rompen las células superficiales y succionan los jugos vegetales). Aparecen, entonces, pequeñas manchas blanquecinas (células vacías) que luego toman color amarillento, marrón y hasta rojizo (ver figura). Las hojas se ven plateadas o grises (como sucias de polvo) y luego amarillentas-rojizas. Este daño incrementa la pérdida de agua de las plantas y, en condiciones de sequía del suelo, se deshidratan y se marchitan más. Con grandes cantidades de trips por hoja (40-50), éstas envejecen prematuramente y pueden caer de la planta.

. Las heridas causadas en las hojas pueden ser una vía de entrada de agentes causales de enfermedades (hongos, virus, bacterias).

. Transmisión de virus que provocan la muerte de la planta o afec­tan la producción y calidad de la semilla.

Decisiones de control de la plaga

  Para decidir realizar tratamientos con insecticidas, deben considerarse algunos aspectos importantes relacionados con los trips.

� Las poblaciones deben ser altas en las hojas del tercio inferior de las plantas: más de 50 trips/folíolo de soja (según umbrales de tratamiento del exterior, sin embargo debe tenerse en cuenta que los umbrales que se recomiendan por distintos investigadores son variables).

� Aunque se lograra una alta mortalidad en el tratamiento con insecticida, la reinfestación es muy rápida. Los adultos emergen del suelo y esto puede suceder a los 5-7 días. Los huevos están encastrados en las hojas por lo que en unos 3 días se produce el nacimiento de nuevas ninfas; a los 12-13 días habrá nuevos adultos originados en los huevos. Este suceso es una prueba indirecta de que los insecticidas tienen muy baja persistencia en el cultivo después de una aplicación.

� En los cultivos que han superado el Máximo Tamaño de los granos (R6), quedan pocos días para la caída normal de las hojas (estado R7), por lo que el envejecimiento y caída de las hojas tendrá una incidencia mínima o nula en la disminución de rendimiento del cultivo. Sí es importante tratar de conservar las hojas en cultivos que están en pleno llenado de los granos (R5 y R6).

� El tratamiento para eliminar Trips y conservar hojas debería ir acompañado de un pronóstico alentador en cuanto a la concreción de precipitaciones en los días posteriores al control. Suele ocurrir que las lluvias se producen en forma muy irregular. Por esto, y por la reinfestación rápida, un solo tratamiento puede ser insuficiente, lo que significará adicionarle costos a un cultivo que no sabemos cómo va a terminar.

� Las lluvias no harán desaparecer rápidamente a los Trips, pero los cultivos manifestarán recuperación al disponer de agua suficiente para mantenerse normales y compensar la pérdida por las heridas.

  Para el control de estos insectos se puede recurrir a insecticidas fosforados, aunque ya sabemos la complicación que esto nos trae aparejado desde el punto de vista de los benéficos y toxicología, sumado a una escasa o nula persistencia de estos productos.
  Una aplicación de fosforados, prácticamente nos elimina esa gran "pata" del Manejo Integrado de Plagas que son los insectos predatores, dejando el camino libre ante cualquier plaga que pretenda instalarse en el lote, adonde no encontrará mecanismos de regulación natural y crecerá rápidamente su población.

  Finalmente se cuenta con la opción de productos que incluyen como principios activos al Imidacloprid y Beta-Ciflutrina; neonicotinoide y piretroide respectivamente. Imidacloprid es un activo que posee una excelente sistemia, característica muy favorable para el control de insectos chupadores, como los trips. Por otro lado, al ingresar el activo al interior de la planta deja de estar expuesto a las condiciones ambientales externas, lo que favorece su persistencia.

  Durante la aplicación es necesario lograr un buen mojado de toda la planta, ya que esta especie se concentra inicialmente en el estrato inferior del cultivo, y en el envés de los foliolos. Para ello se recomienda, en aplicaciones terrestres, volúmenes de caldo de 100 a 150 lts/ha dependiendo de estadio fenológico, follaje y densidad del cultivo. Elegir velocidades de avance moderadas para evitar un excesivo movimiento del botalón, lo que lleva a una mala distribución de las gotas en los diferentes estratos. En aplicaciones aéreas utilizar 15 lts/ha de caldo, más 1 lts/ha de aceite mineral. No es recomendable aplicar con temperaturas mayores a 30 °C y humedad menor a 50 %.

Fuente:
Ing. Agr. Rubén A Massaro. EEA INTA Oliveros
Revista Marca Líquida. Agropecuaria